Final feliz para la novela de Rosales

En las últimas horas de la tarde, se dio la reunión entre los presidentes de Racing y Aldosivi, Víctor Blanco y José Moscuzza y se llegó a un acuerdo para la venta de Santiago Rosales a la «Academia». Si bien no se firmaron los documentos, es el último paso que falta después de haber superado la revisión médica.

Santiago Rosales jugará en Racing. (Foto: Sergio Biale)

Santiago Rosales jugará en Racing. (Foto: Sergio Biale)

Finalmente la larga novela de este invierno llegó a su fin. Los presidentes de Aldosivi, José Moscuzza, y de Racing, Víctor Blanco, se reunieron esta tarde-noche y terminaron de acordar las condiciones en las cuáles se realizará el pase de Santiago Rosales a la «Academia».

Desde los últimos partidos del torneo anterior, se sabía que el destino del jugador marplatense sería incierto, pero era complicado que continúe con la camiseta del «Tiburón». Primero apareció el interés del Benfica de Portugal, lo cuál era un paso muy significativo para su carrera deportiva.

Sin embargo, esa oportunidad se fue diluyendo, sobre todo por la irrupción en el mercado del nombre de River Plate. Ahí fue donde comenzaron las discusiones por lo que pretendía la dirigencia marplatense y lo que pretendía la Comisión Directiva que encabeza Rodolfo D´Onofrio. «En esos valores no se hace», había dicho el presidente riverplatense en diálogo con Marca Deportiva. Esa cifra era de 2 millones de pesos por el 50% del pase.

Caída esa chance llegó la opción de Racing, otro de los clubes con los que tiene habitual trato el representante del jugador, Ollier. Esta vez la negociación fue mas corta y se acordó una cifra que ronda el millón y medio de dólares por el pase del marplatense.

Si bien la reunión de hoy terminó con el acuerdo total para la venta de Rosales, todavía no se han firmado los documentos pertinentes y recién ahí se completará la transacción. Finalmente, la historia llegará a buen término y Santiago podrá entrenar en un equipo. Su destino es la «Academia»; pero lo más importante es que no se trabe su posibilidad de seguir jugando al fútbol.