«Torito» a cuartos

Alvarado hizo muy bien su trabajo y empató 0 a 0 como local ante Mitre de Santiago del Estero. Aprovechando la ventaja deportiva se clasificó a los cuartos de final del Torneo Federal «A» eliminando a uno de los rivales fuertes en esta instancia. Toda una muestra de personalidad de los dirigidos por Botella.

El plantel del "Torito" celebra con su gente la clasificación. (Foto: Florencia Arroyos - Prensa Alvarado)

El plantel del «Torito» celebra con su gente la clasificación. (Foto: Florencia Arroyos – Prensa Alvarado)

Con una actuación sólida, con personalidad, y un alto nivel colectivo, Alvarado logró su cometido y sacó pasaje a los cuartos de final del Torneo Federal A. El equipo de Duilio Botella casi no pasó sobresaltos durante los 90′ por un excelente rendimiento de los volantes centrales y los defensores, sumados a la seguridad de Rodrigo Barucco. Y lo pudo haber ganado con las apariciones de los hombres de ataque, que además de ser los primeros que trabajaban para recuperar la pelota, inquietaban cuando el equipo la agaraba. El 0 a 0 en el José María Minella, ante Mitre de Santiago del Estero le dio la clasificación al «torito» gracias a la ventaja deportiva, aunque igual hizo méritos en los 180 minutos para ser el que esté entre los mejores ocho. El próximo escollo se definirá el lunes, pero puede ser Defensores de Belgrano de Villa Ramallo o Libertad de Sunchales.

Que el primer tiempo haya sido malo, no le importa a nadie. Porque Alvarado hizo lo que tenía que hacer, plantarse firme, sabiendo que la obligación era de Mitre y ganar en todos los sectores de la cancha, con una presión alta que confundió a los santiagueños que no supieron como sortearla. Y empezaron a tirar, cosa que favorecía a los centrales marplatenses que se cansaron de ganar todo lo que llegó por arriba. Morán por izquierda y Compagnucci por derecha eran las principales alternativas ofensivas, Ceballos quedaba aislado jugando al lado de Blanco y el goleador merodeaba para cuando le quedara una ocasión para definir.

Pero no pasaba nada. Jugaban de área a área, sin lastimarse y la visita no parecía un equipo que estaba quedando afuera. Equivocaron no desesperarse con mostrar apatía y facilitaron el trabajo del local, que con personalidad y firmeza, no dejaron espacios para que lo ataquen. Facundo Juárez era el único que se rebelaba, pero terminaba chocando con los defensores. Lo único de Mitre en los primeros 45´, fue un remate desde afuera de uno de sus volantes centrales (Alesandroni), que no llevaba demasiado peligro pero se desvió en Romero y le cambió la dirección a Rodrigo Barucco que reaccionó de manera brillante y cacheteó al córner, abajo, al lado de su pierna izquierda.

El «torito» no generó mucho, pero estaba cómodo. Le faltaba claridad para llegar al arco de Tombolini y lo mejor lo hizo con las pelotas paradas, donde ganó en más de una ocasión y sólo le faltó el toque final.

Mitad del objetivo estaba cumplido y quedaban 45′ más en los que la sensación era que Mitre iba a salir con todo en busca del gol que lo clasifique. Pero en gran parte por mérito del «torito», no lo pudo hacer. Se diluyó en su propia búsqueda y las ocasiones más claras fueron de los de Botella. Luengo casi abre la cuenta de tiro libre, Compagnucci exigió otra buena respuesta de Tombolini y a Alexis Blanco le invalidaron una acción que terminaba en gol por una supuesta posición adelantada.

Gabriel Gómez dispuso cambios ofensivos, pero el que entraba caía en el mismo embudo. Luengo y Martínez Schmith (después Santos) ganaban todo lo que pasaba cerca y sino los agotaban y llegaban entregados a los cuatro defensores que eran impasables. Las veces que no pudieron, estuvo Barucco para mostrar seguridad y solvencia descolgando los mil y un centros aéreos que buscó Mitre en el final, abandonando su práctica inicial del juego aplicado. La fiesta podría haber sido total si Hermida acertaba el mano a mano del final, pero no había tiempo para más. O sí, para otro centro que el arquero de Alvarado iba a descolgar en lo alto y acabar con las ilusiones de los santiagueños.

Ilusión que se acrecienta para el «torito» que dio el primero de los cuatro pasos hacia el gran sueño. Que no es fácil, que quedan equipos muy buenos, que en la próxima llave habrá desventaja deportiva, que hay un solo ascenso y es muy difícil. Todas esas cosas la saben todos, pero el sueño de todo Alvarado nadie se anima a discutirlo.

 

Defensores de Belgrano de Villa Ramallo o Libertad de Sunchales, el próximo escollo

El rival de Alvarado en cuartos de final se conocerá el lunes, cuando Unión de Villa Krause y Juventud Antoniana le pongan el broche a los cruces de octavos. De acuerdo a lo sucedido entre sábado y domingo, en caso de ganar o empatar los sanjuaninos (tienen ventaja deportiva e igualaron 1 a 1 en la ida), el «torito» se las verá con Defensores de Belgrano de Villa Ramallo, mientras que si los que festejan son los salteños, el rival será Libertad de Sunchales.

Síntesis

Alvarado (0): Rodrigo Barucco; Sebastián Corti, Ramiro Jorge, Manuel Madrid y Gastón Martínez; Gabriel Compagnucci, Damián Luengo, Emanuel Martínez Schmith y Jonatan Morán; Ezequiel Ceballos y Alexis Blanco. DT: Duilio Botella.

Cambios: ST 17′ Nahuiel Santos por Martínez Schmith, 30′ Juan Francisco Pereyra por Ceballos y 39′ Emanuel Hermida por Morán.

Mitre (Santiago del Estero) (0): Laureano Tombolini; Matías Camisay, Alfredo González Bordón, Gastón Suso y Federico López; Oscar Negri, Juan Alesandroni, Leandro De Muner y Franco Ferrari; Facundo Juárez y David Romero. DT: Gabriel Gómez.

Cambios: ST 12′ Fernando Morán por Camisay, 25′ Jonathan García por Negri y 29′ Maximiliano Planté por L ópez.

Goles: No hubo.
Árbitro: Alejandro Arco, de Mendoza.
Estadio: José María Minella