César Vigevani: «A veces siento que en el fútbol argentino hay temor al cambio»

El nuevo entrenador de Alvarado habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) sobre como construyó su identidad en un proyecto que ahora pretende trasladar al fútbol argentino. Además, contó una imperdible anécdota con un hincha del «Torito» en Estados Unidos.

César Vigevani habló en Marca Deportiva Radio (Foto: Florencia Arroyos – Club Alvarado)

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

Después de haber sido presentado como entrenador de Alvarado, César Vigevani habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) sobre uno de los aspectos en el que hizo mucho hincapié: el proyecto. Ese proyecto tiene sus cimientos y ha ganado su identidad a través de experiencias previas.

En ese sentido, haber iniciado su carrera como entrenador directamente en el exterior hace 14 años, lo llevó a hacer un camino poco frecuente: «arranqué al revés de la lógica, me tocó armar mi presentación como técnico afuera. Es muy difícil porque uno es extranjero desde que llega hasta que se va, siempre rendís examen, tenes que rendir por arriba del profesional de ese país porque las críticas son el triple. Es un grado de exigencia que a uno lo hace crecer».

Desde su formación en River, pasó a ser el entrenador del primer club filial «millonario» en el exterior: «fue un proyecto muy ambicioso en 2008 cuando me fui a Ecuador, nadie ni nosotros pensamos donde iba a llegar ese club. Eso marcó mi carrera, fue algo que dio la vuelta al mundo. Fuimos abanderados de un cambio radical en Ecuador, un cambio de mentalidad«.

No fue el único paso dentro de la liga ecuatoriana que dejó una huella profunda en su camino como DT: «siempre he ido a desafíos donde podía hacer historia, el Mushuc Runa fue el primer equipo aborigen que llegó al profesionalismo, cultural y deportivamente fue un aprendizaje tremendo. Lo pusimos en primera división cuando el fútbol no quería darle espacio. Siempre me movilizó ese tipo de proyecto, Mushuc Runa en quechua es hombre nuevo y siempre el presidente preguntaba porque no podía pertenecer al fútbol, que vengan jugadores de todas las nacionalidades y tener la institución entre los mejores. Eso lo logramos».

Todas estas cuestiones, ahora tiene que implementarlas en un proyecto dentro del complejo fútbol argentino que, de por sí, tiene otra idiosincrasia. A pesar de ello, está confiado en poner su sello: «todo se puede aplicar, pero en el fútbol argentino somos muy cerrados en estos aspectos. Creemos que lo sabemos todo, que está todo inventado, tenemos terror en ver cosas nuevas, en copiar proyectos que funcionaron en otros lugares. A veces siento, que hay temor al cambio, a crecer. Lo que no nos dimos cuenta es que los países limítrofes fueron acomodando y dolarizando sus economías y fueron creciendo».

Todo eso, como contexto, lo llevó a elegir Alvarado porque definió a su dirigencia como la que creyó que era posible ese cambio que quería implementar: «lo que encontré en Alvarado es una directiva que está abierta a esto, que un club pueda crecer bajo una identidad futbolística trayendo jugadores que se asemejen a ella y no el que más cartel tenga. Hacer convenios con clubes del exterior con alianzas estratégicas para que los jugadores tengan otros mercados y te permita seguir creciendo. Nosotros tenemos algo que ellos no tienen, el jugador argentino, la materia prima».

Como mensaje final, indicó que cree necesario una modificación en el rumbo del fútbol argentino porque está quedando atrás: «no tenemos todo inventado, hay que hacer un cambio porque tenemos la materia prima pero estamos cada vez más devaluados. En Alvarado tienen claro que se necesita ese cambio cultural», afirmó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *