Alvarado jugó mejor con uno menos, pero no le alcanzó para el empate

El equipo marplatense perdió 1-0 ante Tigre como visitante por la Primera Nacional pero otra vez mereció mas. Blondel anotó el único gol luego de un mal despeje de Pedro Fernández. Después de la expulsión en el primer tiempo de Franco Ledesma, en el complemento jugó mejor que su rival y tuvo las situaciones, pero sigue sin convertir.

Leandro Navarro en el partido ante Tigre (Foto: Prensa Tigre)

Alvarado no pudo cortar la doble racha negativa que lo acompaña. Volvió a caer ante Tigre y acumula su tercera derrota consecutiva por 1 a 0. Además, sigue sin convertir goles en esos partidos. A pesar de quedarse con uno menos en la primera parte, jugó mejor que el rival en el complemento.

Si bien el local trataba de manejar la pelota, las más claras fueron para los marplatenses al principio y ambas con las trepadas de Darío Cáceres por izquierda. En el primer centro, Vidal en el corazón del área cabeceó sólo por arriba del travesaño y en la segunda no la pudo empujar Malagueño ante el cierre de los defensores de Tigre.

En la primera llegada profunda del dueño de casa, Protti no pudo cabecear bien un centro y dejó la pelota alta en el área. Fernández salió lejos y le erró al puñetazo en el lugar donde el sol encandilaba. Al pegarle mal, le dejó el balón servido a Blondel que estaba cerrando la jugada y la empujó al arco vacío. Era el 1-0 y además, el arquero se sacó la gorra azul con la que ingresó a la cancha porque ya el sol no pegaba en su arco.

El equipo de Coyette estaba un poco impreciso y tuvo pases atrás que terminaron en pies de rivales, algo que era de riesgo y obligó al DT a indicarles a sus dirigidos que presten más atención para darle mejor destino a la pelota. Como sucedió en los últimos partidos, le costaba generar fútbol para llevar peligro al arco rival y por eso el cotejo entró en un bache. Las intenciones de Tigre parecían imponerse por momentos con una buena circulación de balón pero tampoco tenía precisión en los metros finales.

Si algo le faltaba para complicar la tarde, era un planchazo de Franco Ledesma a Blondel en una jugada donde era innecesario dejar la pierna. Los planes al entrenador del equipo marplatense se le complicaban. Aún con 10, el «Torito» trató de salir siempre por bajo y de una presión alta de Tigre casi llega el segundo gol. Esta vez fue Magnín el que empujó al lado del arco y Pedro Fernández tapó con su cuerpo. Le quedaba lejos a Alvarado el arco y no pudo llegar en el resto del primer tiempo.

(Foto: Prensa Tigre)

En el inicio del complemento, para rearmar la línea defensiva, Coyette mandó a Irazoque a la cancha por Vidal, resignando peso en ataque pero lo necesitaba para no improvisar. Había más espacios y eso Tigre lo podía aprovechar pero tenía que arriesgar también el equipo marplatense.

Un tiro libre a los 5 minutos fue muy bien ejecutado por Leandro Navarro y la pelota cayó en el centro del área donde Cadenazzi cabeceó, pero a las manos de Roffo que no tuvo inconvenientes. Era una buena forma de inquietar. No pasaba demasiado pero la intención, increíblemente era de Alvarado que lo empujaba al local contra su arco.

Darío Cáceres pasaba en todos los ataques y oxigenaba las ofensivas ya que tenía que suplir con mucho despliegue la falta de un jugador en cancha. Cadenazzi casi empata con un disparo de aire desde tres cuartos de cancha que buscó meterlo por arriba de Roffo, pero el arquero volvió a tiempo para sacarla al costado. Una buena combinación por izquierda otra vez dejó a Cáceres en posición ofensiva y su centro al segundo palo fue perfecto. Cuando entraba para el gol Malagueño, llegó a despejarla Sebastián Prieto. Inmediatamente después, otro centro de Cáceres encontró a Astina en el área pero el remate del 7 se fue desviado.

Tigre también tuvo las suyas. Primero con una buena jugada conjunta donde Menossi la quiso colocar al segundo palo pero sin éxito y luego con un despeje de Brian Mieres ante un centro cruzado que casi le mete la pelota en el arco a Fernández, pero se fue al córner.

Tuvo mejores intenciones, jugó mejor que su rival y generó las opciones; pero otra vez Alvarado no pudo convertir y eso es un karma en este tramo del torneo. Acumula tres derrotas 1-0 de manera consecutiva y tendrá fecha libre la próxima semana.