Gustavo Álvarez: «Me siento incómodo cuando un equipo mío no refleja una intención»

Después de la derrota ante Godoy Cruz y pensando en el partido frente River, el entrenador compartió una extensa charla con Marca Deportiva remarcando la clave del resultado que sufrió en Mendoza: «los equipos tuvieron distintas intenciones. Estuve enojado pero conmigo mismo».

Gustavo Álvarez analizó el presente del equipo. (Foto: Prensa Aldosivi)

Aldosivi necesita recuperarse cuanto antes del revés que sufrió en Mendoza ante Godoy Cruz y el primero que lo sabe es su entrenador, Gustavo Álvarez. El DT compartió con Marca Deportiva una extensa y jugosa charla de fútbol donde pasó por diferentes aspectos del juego y se refirió incluso a actuaciones individuales.

En primer término y como análisis general, indicó que «en todos los aspectos del juego estuvimos por debajo de lo pretendido, por debajo del potencial del equipo y le dimos la posibilidad a un rival que venía golpeado de superarnos». También explicó que en ningún momento hubo una situación de superioridad implícita del equipo de Dabove: «no hubo una supremacía muy clara de Godoy Cruz, pero si distintas intenciones. Ellos querían ganar si o si porque lo necesitaban y nosotros no. No podemos tener otra intención que no sea la del primer tiempo con San Martín de Tucumán», aclaró.

Uno de los jugadores de los que habló en lo particular fue de Leandro Sapetti que hace mucho tiempo que no jugaba en Primera y le tocó reemplazar a Villalba con un golpe además encima que le complicó la semana previa: «Sapetti hizo un partido destacable, muy serio y correcto. Venía de una semana con el tobillo inflamado y se la bancó. Era su vuelta a Primera División después de mucho tiempo», dijo Álvarez.

Tanto contra Velez como contra Godoy Cruz, dos disparos de media distancia fueron los que abrieron el camino de la derrota y al respecto, señaló que «en Primera hay menos margen de error porque los remates de afuera del área son precisos. Tenemos que plantear oposición a ese remate, eso lo entrenamos junto con la oposición al centreo. Hay muchos aspectos a mejorar y el desafío sigue siendo la regularidad de rendimiento».

Las primeras horas post derrota no fueron gratas para Gustavo Álvarez porque se lo notaba enojado, contrariado y explicó porque sentía eso: «estuve molesto pero porque me siento incómodo cuando un equipo mío no refleja una intención. Le faltó convicción, salimos jugando pero con movimientos lentos, en el medio nos faltó intensidad en la posesión, tomamos malas decisiones y dudamos al momento de presionar. Lo que depende de nosotros es la intención»; volvió a remarcar.

Sabe cuál es la clave del éxito en un grupo y considera que se está logrando con el plantel de Aldosivi: «los entrenadores ganamos la batalla cuando los jugadores toman la idea planteada como propia, porque son los que la defienden en la cancha y no hay nada que se defiende como lo propio. Es una cuestión de orgullo», agregó.

Ahora tienen la oportunidad de enfrentarse con River lo cuál presenta un buen desafío para volver a la victoria: «es un equipo con trascendencia y una buena oportunidad para demostrar lo que es Aldosivi hoy. No me fijo en cuantos puntos tenemos que sacar, es una cuenta que no saco nunca porque a fin de campeonato tenemos que ver para que le alcanza a cada uno», finalizó.