Puntos que valen mucho

En el cierre del encuentro, Aldosivi se quedó con tres puntos fundamentales al vencer a Arsenal de Sarandí por 2 a 1 en el Estadio «José María Minella». Jonathan Galván abrió la cuenta en la primera parte, empató Lucas Vilchez y sentenció la victoria a 5 minutos del final Leandro Sosa Otermín. El «Tiburón» suma 7 sin perder.

Leandro Sosa Otermin celebrando el gol del triunfo. (Foto: Sergio Biale – Club Aldosivi)

Era uno de esos partidos definidos como «finales» en la lucha por mantener la categoría. Aldosivi superó a Arsenal por 2 a 1 sobre el final y cosechó un triunfo que vale oro en esa lucha.

Jonathan Galván, una de las figuras de la cancha, abrió la cuenta en el primer tiempo, en el complemento los cambios mejoraron al equipo visitante y llegaron al empate, pero a 5 minutos del cierre, los locales encontraron premio a su insistencia.

El conjunto de Humberto Grondona le dio desde un primer momento mucho espacio al local que además, con tranquilidad movía la pelota por todo el frente de ataque hasta que encontraba la situación ideal para progresar.

Así el «Tiburón» tenía el balón, pero le faltaba creación en la zona del mediocampo a punto tal que las oportunidades se generaron con pelotazos frontales de Galván. Uno de ellos le cayó en los pies a Roberto Brum de gran inicio de partido, pero le quedó muy alta cuando quiso pararla y cerró bien la defensa local. Las incursiones de Llama, aunque imprecisas de momento, eran otra buena herramienta.

La solidez defensiva seguía siendo una característica del equipo de Franco y por eso la visita no inquietaba. Sin embargo, a los 10 minutos, Franco Canever debió abandonar nuevamente la cancha esta vez por un problema en su rodilla derecha e ingresó Ramiro Arias.

El mediocampo de Arsenal empezó a emparejar el desarrollo con el trabajo de Renzo Pérez principalmente, pero también con el movedizo Wilchez que bajaba para tomar contacto con el balón detrás del doble cinco local. Campodónico no tuvo ninguna intervención durante la primera media hora a pesar de los cambios en la última línea.

En el tramo final de la primera parte llegaron las situaciones con mayor claridad. Primero fue para Aldosivi porque Corvalán en su afán por evitar que le robe el balón Bandiera cabeceó hacia el centro del campo en la mitad de la cancha dejandosela a Llama a contrapierna de toda la defensa. El 99 corrió hasta la puerta del área y remató bajo de zurda. El balón pegó en la base del palo y se fue.

Un minuto después, en un tiro libre recto de frente al arco Brunetta ensayó un fuerte remate que se estrelló en el travesaño ante la estéril volada de Campodónico.

Antes del final del primer tiempo, Aldosivi consiguió la ventaja tranquilizadora. Un córner derivó en dos jugadas más donde intentaron centrar al área. En la última, Quilez puso la pelota al segundo palo y Galván, uno de los mejores de la cancha en los últimos partidos, saltó bien alto y cabeceó de pique al piso como mandan los manuales. Así, al descanso y merecidamente, la ventaja era para los marplatenses.

En el inicio del complemento, Aldosivi quiso dar un golpe de KO y casi lo consigue. Un nuevo pelotazo de Galván a Neri Bandiera terminó con un centro del delantero que pegó en el pie de Curado, se estrelló en el travesaño y dejó la pelota muerta en la línea. Llama, increíblemente, cabeceó esa pelota y la envió por encima de la traversa. Inmediatamente después, el ex Juventud Unida quedó mano a mano con Pellegrino y el remate en la puerta del área grande pegó en la humanidad del portero.

Grondona movió la estantería con dos cambios y fiel a su estilo, el «Tiburón» continuó con su idea de salir jugando siempre. Si bien sabe los riesgos que corre, sigue de la misma manera y así llegó el empate de la visita. Una mala salida generó una recuperación en tres cuartos de cancha con el equipo abierto. El ingresado Rodríguez envió el centro al segundo palo donde Wilchez, absolutamente sólo, cabeceó al palo de donde venía Campodónico para decretar el empate.

A partir de ese momento, el partido cambió decididamente porque era el conjunto de Sarandí el que atacaba con peligro y mucha gente; mientras Aldosivi pasaba zozobra en la última línea tratando de defender el mal momento. Ya no podía atacar y había perdido la posesión del balón, que fue una de sus principales herramientas en los 45 minutos iniciales.

Los dos se repartieron el control del balón y sobre el final del partido les costó inquietar. Lo tuvo para ganar el «Tiburón» a los 39 minutos con una buena jugada por derecha que finalizó Quilez con un centro atrás y Bandiera entró sólo para definir. Increíblemente, Pellegrino llegó justo para sacar la pelota por encima del travesaño.

Quedaría un tiro más para definir el importante pleito para ambos equipos. Una corajeada de Leandro Sosa Otermín, que mató la pelota entrando la área, derivó en un mal despeje de Bottinelli, Lugüercio cedió de primera y el uruguayo le pegó tres dedos al palo derecho del arquero. Festejo alocado de todo el Minella porque son puntos que valen oro ante uno de los rivales directos.

Ahora se viene Temperley otro que está en la misma línea del conjunto marplatense para continuar con la racha positiva que se acumula desde el 2016.

Síntesis

Aldosivi (MDP) 2: Pablo Campodónico, Gastón Díaz, Jonathan Galván y Franco Canever, Ismael Quilez, Sebastián Navarro, Roberto Brum, Leandro Sosa Otermín, Neri Bandiera, Pablo Lugüercio y Cristian Llama – DT: Darío Franco

Arsenal 1: Fernando Pellegrino; Sergio Velázquez, Marcos Curado, Jonathan Botinelli y Claudio Corvalán; Leonardo Rolón, Renzo Pérez, Gonzalo Bazán, Lucas Wilchez, Juan Brunetta y Juan Sánchez Sotelo – DT: Humberto Grondona

Goles: 40m PT Jonathan Galván (Al), 7m ST Lucas Wilchez (Ar) y 43m ST Leandro Sosa Otermín (Al)

Cambios: 21m PT Ramiro Arias por Franco Canever (Al), 4m ST J. Rodríguez por Gonzalo Bazán (Ar), 6m ST Franco Fragapane por Leonardo Rolón (Ar), 14m ST Antonio Medina por Cristian Llama (Al), 19m ST Leandro Marín por Juan Brunetta (Ar), 22m ST Alexis Castro por Sebastián Navarro (Al)

Árbitro: Diego Abal

Estadio: «José María Minella» de Mar del Plata