Aldosivi tenía todo para ganar, pero se lo empataron

El «Tiburón» iba ganando ante Banfield y estaba mejor que el rival, pero cuando quedó con un jugador más el partido se le complicó y se lo terminaron empatando 1 a 1. Federico Andrada en el inicio del complemento abrió el marcador y empató Galoppo con una gran chilena. Fue expulsado Luciano Lollo. Los marplatenses nunca le pudieron ganar al «Taladro» en el Minella.

Federico Andrada celebrando el gol que ponía en ventaja a Aldosivi (Foto: Prensa Aldosivi)

Otra vez con uno más, Aldosivi no pudo aprovechar esa ventaja. Lo ganaba 1-0 ante Banfield con gol de Andrada pero en un tiro libre que jugó rápido el «Taladro», la chilena de Galoppo lo volvió a privar de la victoria cuando parecía tenerla cerca.

El equipo de Gago tuvo un rendimiento más sostenido a lo largo de todo el encuentro y merecía la victoria, pero desde la expulsión de Luciano Lollo, la visita aprovechó mejor la situación. Ahora el próximo viernes tendrá que enfrentarse con Patronato sin Emanuel Insúa que llegó a las cinco amarillas.

Fueron minutos muy intensos los primeros porque los dos equipos proponían mucha presión y movimiento. Durante 15 minutos, tenía la pelota Aldosivi pero le faltaba en el tramo final hasta que promediando la primera parte, mientras comenzó a llover, mejoró en ese lugar. Los errores en la salida, le dieron segundas oportunidad moviendo siempre el balón con panciencia como ya es costumbre. Braida tuvo el primer disparo franco pero se desvió en Maldonado y casi se mete en contra.

Banfield tiene juego directo y delanteros con potencia que trataban de complicar sobre todo por el lado de Insúa y Milo. No inquietó con situaciones de gol, pero parecía estar mejor en su planificación de partido hasta que Aldosivi empezó a encontrar los espacios que antes sólo buscaba sin éxito.

El partido se hizo interesante porque los dos tenían intenciones ofensivas. Primero lo tuvo el «Tiburón» moviendo bien la pelota por todo el frente de ataque hasta que Insúa metió el centro al segundo palo y no llegaron tirandose al piso Andrada y Guzmán. Como respuesta, un pelotazo a Pons le dejó la pelota a Cabrera, de lo mejor de la cancha. El pase del mediocampistas a espaldas de Iñiguez le quedó a Bordagaray y en el centro atrás se recuperó Milo para despejar el peligro.

Hubo juego, combinaciones, pero también mucha lucha en todos los sectores de la cancha. El ataque, cuando pasaba por Grahl, cambiaba mucho y una jugada donde la defendió el 10 casi termina en el primer gol. Cedió a Braida entrando al área y el puntero la devolvió hacia atrás. Después de sacarla a medias, el propio mediocampista tomó la pelota y le sacaron el remate en la línea. El final del primer tiempo fue 0 a 0.

Federico Andrada grita junto a Braida (Foto: Prensa Aldosivi)

En el reinicio de la acción, Aldosivi golpeó inmediatamente. La comenzó Andrada pivoteando en el mediocampo y la limpió para Iñiguez. El lateral le pegó de media distancia, se desvió e Indacoechea siguió corriendo para buscarla. El «Pipi» metió un centro fuerte al segundo palo donde se tiró el goleador Andrada para poner su sexto gol del torneo.

Las cosas durante el segundo tiempo le funcionaron mejor sobre la banda derecha que en el primera parte usó muy poco. Ya no era Banfield tan efectivo en el medio. Los marplatenses estaban mejor en el partido porque podía mover la pelota y ya el rival no podía tenerlo. Sanguinetti metió dos cambios, pero no pudo modificar el desarrollo del partido. En un saque rápido, Guzmán (ahora por izquierda) envió el centro para Andrada y el arquero Altamirano en vez de atajarla se la frenó al delantero pero ya se había pasado de largo. Cedió atrás para Braida que se inventó un espacio para sacar un remate que se estrelló en el ángulo del arquero.

Los marplatenses no lo podían quebrar al partido. Braida tuvo un remate en la segunda jugada de un tiro libre y le pegó a la carrera exigiendo a una gran respuesta de Facundo Altamirano. Sanguinetti puso en cancha a Cuero que podía complicar con su velocidad. A los 25 minutos, Luciano Lollo vio la segunda amarilla (la primera fue unos minutos antes) y entonces, era el momento de definirlo.

Sin embargo, de un lateral, encendió las alarmas Cuero que recibió en el centro del campo, giró y le pegó al arco obligando a que se estirar Pocrnjic pero la pelota se fue desviada. Fue sólo un anuncio para lo que pasaría después. Iritier cometió una falta después de una pelota recuperada por Andrada, la jugó rápido y Cuero la mandó el corazón del área. Giuliano Galoppo la tomó de chilena de pique al piso, lejos de Pocrnjic y puso el inesperado empate.

Al «Tiburón» le costó más con uno menos que 11 contra 11. Tuvo dos situaciones Juan Manuel Cruz, el hijo de Julio, que por poco no representa el 1-2 en contra. Con el tiempo cumplido, Grahl metió un centro rasante que encontró Braida mal parado en el segundo palo y la tiró por arriba del travesaño a sólo un metro de la línea.

En el cierre, Iritier cometió una falta innecesaria, la jugaron rápido y Cuero le metió un centro al corazón del área a Giuliano Galoppo. La exquisita chilena del mediocampista goleador, de pique al piso, dejó sin chances al arquero y se transformó en el inesperado empate. No aprovechó las que tuvo y eso lo pagó caro. Una enseñanza más para el cuerpo técnico de Gago.

Ahora tendrá otro duelo clave el viernes santo a las 17 cuando visite a Patronato en Paraná sin Emanuel Insúa pero esperando que su hermano pueda estar disponible y recuperado.