El sueño terminó

OPINION. – Después del descenso consumado de Aldosivi, Jorge Moreyra analiza los dos años y medio en Primera División del «Tiburón» y el triste final de este sueño.

Aldosivi se va de la Primera División. (Foto: Nicolás Reynaga)

Por Jorge Moreyra (@MoreyraJorge)

Fueron dos años y medio maravillosos. Nunca antes Mar del Plata tuvo a un equipo de fútbol en la Primera División y Aldosivi lo consiguió a base de esfuerzo y abnegación.

Su bautismo en la máxima categoría fue en el 2015. En ese certamen tuvo actuaciones descollantes que le valió llegar a las puertas de una Copa Internacional. Las victorias ante Boca, San Lorenzo e Independiente y la igualdad con River fueron rutilantes. El equipo de Fernando Quiroz contaba con jugadores como Matías Lequi, Hernán Lamberti, Santiago Rosales, Pablo Luguercio, Roger Martínez y José Sand que hacían la diferencia.

Luego de esa campaña de cuarenta puntos vino el campeonato de transición y el club del puerto tuvo muchas bajas significativas. A pesar de comenzar con dos victorias no se pudo alcanzar el objetivo de llegar a los veinte puntos. Las incorporaciones no pudieron suplir a sus colegas estelares y eso se notó claramente.

Roger Martínez celebra su primer gol de cabeza en primera.

Pero lo peor aún no había ocurrido. Para el torneo 2016/17 se contrataron futbolistas de poco relieve y eso se vislumbró en los partidos primigenios. Aldosivi perdió sus encuentros de local pero sacaba empates importantes en calidad de visitante. Hasta que dos caídas en hilera sellaron la suerte de Quiroz como DT. Su reemplazante ya estaba asignado y fue Darío Franco. El primer error dirigencial fue a la postre determinante.

Con este entrenador se sabía que el plantel que poseía Aldosivi no era el adecuado para su idea futbolística. Parece que esto no fue observado por los directivos. A pesar de cosechar puntos al comienzo de este año se logró la racha histórica negativa de seis cotejos perdidos consecutivamente. Un Técnico caprichoso y obstinado puso al club marplatense en situación crítica. Los magros resultados y la pobreza ofensiva hicieron que los rivales directos por no descender se acercaran peligrosamente. El desastre estaba consumado.

Aldosivi celebra el ascenso a Primera. (Foto: Diego Roscop – La Mañana de Córdoba)

Finalmente se fue por la puerta de atrás y Walter Perazzo se hizo cargo del hierro candente que le dejó su antecesor. La parada era hiper difícil. Dos emparejamientos con Olimpo y los cinco grandes de por medio. Después de la derrota en Bahía Blanca vino la mejoría. Venció a San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro. Igualó con Racing y con los Diablos Rojos. Faltaban tres cotejos y la salvación estaba cerca pero Aldosivi cayó ante Boca campeón y River. Este último de manera injusta en un Monumental gélido.

Quedaba la postrera estación en Mardel. Aldosivi se jugaba todo pero Olimpo lo cacheteó.
El descenso estaba determinado por la impericia de los dirigentes, por los cambios de técnicos y de esquema y por poseer un plantel no apto para primera.

Solo convirtió 15 goles y perdió la mitad de los encuentros disputados y se culminó último en la tabla de posiciones. Demasiado poco para salvarse.

Pero aunque el final era previsible quedó la sensación grata de haber vivido 30 meses extraordinarios. Lástima que no pudieron ser más.