Alvarado se hace fuerte en casa: victoria 3-1 frente a Atlanta

Después de haber comenzado abajo en el marcador, el «Torito» derrotó 3-1 al «Bohemio» en el Minella ganando su segundo partido consecutivo en esa condición. Abrió la cuenta Ramón Fernández, pero luego lo empató Pérez en contra y determinaron el triunfo Mauro Valiente y Ariel Cháves.

El sorteo con Rago y Vitale. (Foto: Atlanta)

Alvarado volvió al Minella para tratar de olvidar el mal trago de la semana pasada y lo hizo con creces. Por segundo partido consecutivo pudo ganar como local en la Primera Nacional y esta vez con el condimento adicional de dar vuelta el marcador para el 3-1 final frente al Atlanta de Walter Erviti.

Desde el inicio del partido, el equipo «Bohemio» fue el que inquietó más que su rival. Trató de posicionarse en campo contrario y por momento dominaba la pelota tratando de encontrar los espacios en la línea final. Al local le costó mucho en el tramo final del campo cuando tuvo el balón.

A los 12 minutos, Bisanz desequilibró por derecha y desde lejos, aún afuera del área tiró un centro que cruzó toda la defensa y en el corazón del área, Raúl Fernández apareció sólo para desviarla adelante de Pedro Fernández. El arquero llegó a desviarla, pero no a sacarla por lo que la visita se ponía en ventaja rápidamente.

Le costó unos minutos más al equipo de Manuel Fernández salir con claridad desde el fondo, pero empezó a crecer desde el trabajo de Ariel Cháves y el desequilibrio que empezó a aportar Iván Molinas que volvía a la titularidad. Casi tiene el segundo Bisanz con una buena diagonal y enganche dentro del área, pero esta vez encontró bien parado al arquero para sacarla a un costado.

Las trepadas de Molinas fueron claves para llevar un poco de peligro hacia el área de Francisco Rago. Fue de casualidad, pero llegó al gol. Cháves la inició extendiendo por derecha a Molinas que fue hasta el fondo y tiró un centro atrás muy complejo al que no alcanzó el arquero visitante por lo que sorprendió al zaguero central Pérez que le puso la cabeza pero la terminó metiendo en su propio arco.

Desde ese momento, llegó lo más peligroso de Alvarado en esa primera parte porque tuvo más la pelota e inquietó con centros rasantes que no encontraron un desvío para ponerse en ventaja. Atlanta había cesado en su intensidad y por eso, el balón ahora le correspondía al dueño de casa.

En el complemento, estuvo mejor ubicado desde el primer momento el conjunto dueño de casa. Tuvo un poco más de movilidad e incluso un cambio obligado en el entretiempo por la salida de Pons para el ingreso de Valiente. Atlanta no sólo había perdido la intensidad sino también el juego y ya estaba demasiado lejos del arco de Pedro Fernández.

La movilidad de Molinas, los desbordes de los laterales y la presencia de Valiente en el corazón del área fue un poco más inquietante que en el primer tiempo. Un par de posibilidades le quedaron incómodas al centro delantero que no pudo definir.

El equipo de Erviti había crecido con el ingreso de Berterame que era muy inquietante y tuvo un remate claro de frente al arco que se fue apenas desviado.

A la media hora llegó una buena seguidilla de pases en campo rival donde Nahuel Menéndez que había subido su nivel, dio un pase de primera para el movedizo Iván Molinas. El centro del 11 cayó cerca del punto penal y el goleador, Mauro Valiente pudo empujarla al gol para poner a su equipo en ventaja, dando vuelta el marcador.

La frutilla del postre la puso apenas unos minutos después Ariel Cháves (de buen partido) que tomó una pelota muerta en el corazón del área luego de un intento de cabezazo de uno de sus compañeros y le pegó fuerte y a la carrera para evitar que Rago pudiera reaccionar. El 3-1 ya fue determinante para la noche en el Minella y por segundo partido consecutivo, pudo sumar de a tres como local.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.