El clásico que se iba a jugar el 20 de marzo entre Peñarol y Quilmes pasó para el 22, por lo que los hinchas tendrán que esperar dos días más. El "Milrayitas" parte mañana para Río de Janeiro y el "cervecero" tratar de recuperar a Marín y Ortiz antes del partido del lunes.