Ana María Comaschi: «Le pedí el Pandi porque eso significaba la medalla»

La ex atleta, madre de Mauro Zelayeta, habló con Marca Deportiva sobre la medalla de bronce obtenido por su hijo junto a Bautista Amieva en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018: «se la merecían», afirmó.

Mauro Zelayeta junto a su mamá Ana María Comaschi.

Por Lucila Morinigo (@lucilamgo) desde Buenos Aires para Marca Deportiva

Durante todos los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 la historia de Mauro Zelayeta y su medalla de bronce iba ligada a Ana María Comaschi, su mamá. Siempre trató de ser atleta olímpica y no pudo lograrlo, por eso el marplatense reiteraba cada vez que podía que estaba viviendo el sueño que no había podido cumplir su mamá.

Luego de tantas jornadas de mucho nerviosismo, Comaschi habló con Marca Deportiva contando sus sensaciones: «los chicos se merecían la medalla, entrenaron mucho y son personas sensibles que se han esforzado». Luego agregó que «la gente los quiere muchísimo y además de esa medalla se llevan ese cariño. Es un orgullo personal enorme, me siento muy feliz por él y ojalá pueda seguir en este deporte». 

No sólo se cierra una etapa importante para la dupla que tenía este objetivo como principal horizonte, sino que también se separarán al menos por un tiempo, después de compartir muchos días de trabajo en Mar del Plata: «a Bauti lo tengo desde enero en casa, es como un hijo más. No viajó en todo el año y ahora se va para allá, para mí es como si se fuera mi hijo», remarcó sobre el mendocino Amieva.

Después del cuarto puesto en el Mundial U19, perder nuevamente las semifinales podía ser otro golpe duro, pero Ana María hizo un pedido especial que sirvió también como motivación: «estaban muy tristes por haber perdido las semifinales, pero tenían un nivel muy parejo y podía pasar cualquiera. Le dije que no llore, que no se preocupe y que sólo quería el pandi porque sabía que significaba la medalla», finalizó.